Crisis y oportunidad

Desaprovechar una crisis es perder una oportunidad

Nadie desea entrar en crisis, mucho menor estar inmerso en una pandemia, pero dado que no es posible elegir eludirlas, veamos que podemos aprender, como podemos enriquecer nuestras vidas. A veces alcanza con mantener la cabeza fuera del agua pero seria mucho mejor perfeccionar la estrategia y nadar hacia la orilla. 

Como dice el poema El Aromo que tan bien interpreta Yupanki apretado por la piedra, “en vez de morirse triste, hace flores de sus penas”.

Siento pena, bronca, miedo y hasta desesperación,  trato de no resistir ningún sentimiento, mas bien aspiro dejarlos fluir.   Dejarlos que fluyan no es igual a dejar que me arrasen.  Siempre tengo presente unas frases de Ana Frank que leí en mi temprana adolescencia y que nunca olvidé:  “Amo el dolor y hasta el sufrimiento porque ellos me devuelven la conciencia de mi misma”.  Los años han pasado y ese pensamiento sigue resonando tanto tiempo despues, sin embargo en mi madurez debo agregar que también amo la liviandad, la alegría y el amor mismo, también ellos iluminan mi camino y mi espejo.  Por eso, en vez de resistir los sentimientos displacenteros, me recuerdo a mí misma rescatar la tranquilidad y la paciencia, auspiciar el optimismo y la creatividad.  Si la desesperación me agita, la paciencia me calma y si el miedo me paraliza, la creatividad me libera. No quisiera que estos días de cuarentena se conviertan en un paréntesis en mi vida, quiero que cuenten.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *