Presentación del libro De Aquí para allá. Cuentos para inmigrantes. Embajada Argentina en los Estados Unidos. Diciembre 12, 2013

Ahora yo intentaré darles un pantallazo, desde atrás de las bambalinas de cómo surge este libro como proyecto, como evoluciona y como sigue cambiando para mi, curiosamente, aun después de haberse plasmado.   Hacia fines del “siglo pasado” presenté en un congreso sobre el tema de la emigración un trabajo titulado “Parece parece pero no parece”. Este trabajo generó múltiples efectos, tanto en mí como en mi audiencia.  Sin duda podría decir que ese fue el momento fundante de mi lanzamiento a la escritura porque a partir de ese encuentro tan emocional entre mi audiencia y yo  descubrí, o mejor dicho reafirmé lo que en cierto modo ya sabia y es que:  tenía el potencial de captar y poner en palabras sentimientos profundos. Una habilidad ciertamente enraizada en mi entrenamiento y vocación profesional como psicóloga  y fertilizada y florecida por el efecto de mi emigración.   Después de este primer trabajo, sin saber hacia dónde me dirigía, me lancé a seguir escribiendo y así surgió mi primer libro titulado Emigrar. En busca de un espacio de amparo. Este es un ensayo autobiográfico que va hilando las sutilizas de la experiencia emigratoria y perfilando  la conceptualización de lo que denominé espacio de amparo. Una vez más el feedback fue muy positivo y yo misma quedé  cautivada por el descubrimiento de la escritura como forma de expresión.  Entonces lo más lógico, teniendo en cuenta mi experiencia como terapeuta de niños fue escribir sobre la temática emigratoria para niños, o tal vez para que los padres encuentren las palabras y con ellas el sosiego para dialogar con sus hijos pequeños de esta experiencia tan fuerte y a menudo tan desestabilizadora.  Me propuse explicar qué es emigrar, qué es echar de menos (versión española del extrañar) plantear el tema de las dificultades de adaptación y aprendizaje del nuevo idioma y algunos otros aspectos inherentes a la mirada particular del niño tales como:  la casa que se vacía, la experiencia de llegar a una casa vacía, la separación de los abuelos y fundamentalmente percepción de padres  que parecen haber perdido el dominio sobre el manejo del mundo que los rodea.   Este libro, también está basado en mi propia experiencia, o mejor dicho de mi lectura personal de la experiencia de mis hijas.   Una vez plasmadas las historias la forma de presentación de las mismas se fue modificando. Mi intención original era crear diferentes libritos para cada tema, una pequeña colección de historias contenidas en una valijita. Idea a la que no renuncio.  Quería menos textos, más ilustraciones y no sólo que la edición fuera bilingüe sino darle más protagonismo desde los dibujos a la nena más chicas que recién comienza a hablar, tal vez porque uno de mis objetivos era resaltar la importancia que mis hijas, por entonces tan chiquitas tuvieron en el desarrollo de mis pensamientos, una forma de agradecimiento,  Pero la editorial, que por fin aceptó publicar mi obra, pensó con distintos parámetros, unos que yo jamás hubiera podido tener en cuenta, y le cambió el formato, ciertamente con mi aprobación. Lo curioso fue para mí descubrir que mis historias hechas libro, se transformaron por arte de forma  en una novela para niños,  con un horizonte más amplio que expandió mi objetivo más puntual.  Una verdadera revelación! Entonces, esta novela, trata de las aventuras de una familia que se traslada a vivir en otro país y en cada capítulo se enfrenta con obstáculos y desafíos de la vida cotidiana que tienen que resolver.  Y, en el proceso de búsqueda de soluciones quedan expuestas las vulnerabilidades así como los recursos disponibles de cada uno de sus miembros . Finalmente las situaciones se resuelven en el ceno de la familia de modo tal que auspician el crecimiento y el fortalecimiento de  los vínculos.  Desde esta perspectiva, hoy me parece que el título del libro le quedó un poco chico, porque la temática trasciende el tema específico de la emigración. En otras palabras, la emigración es una de las tantas aventuras posible para la familia Capajomi.   Finalmente quisiera agregar que el pensar este texto como novela me lleva igualmente, de modo impensado,  a jerarquizar,  el lugar de mis hijas como las heroínas de esta historia.  Porque una novela tiene sus héroes.  La mayor, transformada en Andrés para el cuento, incursiona en el nuevo mundo y va empujando la trama. La menor, que por entonces apenas si hablaba, con su mirada inquisidora impulsó la exploración de la mirada del niño que observa y percibe al adulto antes de tener las palabras para pensar, captando emociones, intensidades, cambios en las conductas corporales.   Esta historia como novela, no encubre ni disimula los desconciertos que genera la experiencia emigratoria, sino que los captura desde la mirada del niño, que es el personaje central.  Los padres, sin pretender ponerme yo como modelo,  pero sí recreando una postura ideal, no desmienten sino que validan y acompañan el recorrido del niño.   Desde esta perspectiva, este libro es también un logro en familia, como lo ha sido nuestra experiencia emigratoria.                                                                                                                                       Los invito a explorar nuestro recorrido.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *