Relación madre – hija y sus vaivenes Vínculo, desde la mira y pluma de una psicóloga. El Atlantico ( Mar del Plata)

08.03.2010
EL ATLÁNTICO- MAR DEL PLATA

“Entre mujeres”, de Claudia Yelin, es un libro que ahonda en las experiencias y herencias de este enlace familiar. Mediante la ficción la autora busca adentrarse en “la textura del alma” e invitar a la reflexión.
“Para mi, escribir, en este momento de mi vida es una extensión de mi trabajo como psicoterapeuta”, señaló a El Atlántico Claudia Yelin, psicóloga y escritora argentina radicada en Washington, Estados Unidos.
Yelin publicó recientemente en Argentina su segundo libro “Entre mujeres”, una novela que ahonda en las vivencias de la mujer, las experiencias del amor y el vínculo madre-hija – que muchas veces incluye conflictos de por medio-, e invita a la reflexión de manera abierta y creativa de las características y conflictos de esta relación entre mujeres.
El libro fue presentado el 3 de diciembre en la Embajada Argentina en Washington. En diálogo con este medio, la autora describió cómo fue la experiencia de desarrollar esta obra.
– ¿Cómo surge la idea de escribir este libro?
– En mi primer libro, “Emigrar, en busca de un espacio de amparo”, me interesó reflexionar sobre la experiencia del inmigrante. Un ensayo autobiográfico, muy personal. Significó poner mi mirada de terapeuta para observar mi vida de inmigrante y la de aquellos que llegaban a mi consulta. El lector se sintió convocado, entendido y expresado en mi relato y en mis reflexiones. Recibí mucha correspondencia en la que casi unívocamente se repetía una frase: “le pusiste palabras a mi experiencia”. Este feedback fue muy estimulante y me impulsó a pensar qué otros temas se gestaban dentro de mí que “necesitaban ser puestos en palabras.
Esta segunda obra, también tiene una pizca de su propia experiencia personal, en este caso, también en su rol como madre. “Vi a mis hijas que crecían y comenzaban a vivir y tomar sus decisiones, cada vez más alejadas de mi influencia cotidiana y atendiendo, además, a mujeres de todas las edades; pensé que había mucho para poner en palabras de la psicología de la mujer. Encontré en la ficción una forma para hacerlo”, expresó la autora.
– ¿Cuál fue su objetivo al escribir “Entre mujeres”?
-Intento mediante la ficción adentrarme en la textura del alma de la mujer y favorecer una comunicación intimista, evocadora. Aspiro a que el lector se entretenga con el relato y que al mismo tiempo pueda detenerse a reflexionar sobre temas totalmente subjetivos. Si bien esto pasa naturalmente con la lectura de una novela, para mí esto ha sido una propuesta deliberada.
Yelin también explicó que la trama se desarrolla a partir de la preocupación de una madre, Eva, por el futuro amoroso de su hija. A partir de este nudo central se articulan otros temas (como las elecciones amorosas, el desarrollo personal y las tensiones y desafíos) que hacen a la identidad de la mujer y su posicionamiento en el mundo.
“’Entre mujeres’, abre un escenario de ficción en donde se representan escenas que hacen a la vida de la mujer y su posicionamiento en el mundo e intenta ponerle color a distintos aspectos que hacen a la identidad femenina”, agregó la psicóloga.
Con respecto a los conflictos que se desatan en las idas y vueltas del vínculo de madre e hija, Yelin destacó que las “relaciones significativas son siempre multifacéticas y cambiantes y la relación madre-hija no esta exenta de esta complejidad”.
Al mismo tiempo, según la autora de “Entre mujeres” el factor temporal impone cambios fundamentales y trascendentes en este enlace, por ejemplo cuando la hija se convierte en madre y la madre en abuela. “En este movimiento, que es un inexorable marcador del reloj de la vida que transcurre, se van asumiendo nuevos roles que modifican y complejizan la trama relacional”, sostuvo.
-¿A qué causas se le atribuyen esta complejidad del vínculo?
– Uno de los niveles de complejidad tiene que ver con el juego de reflejos e identificaciones mutuas. Esta dinámica que es fundamental en el desarrollo de la hija como persona y como mujer, puede también tornarse muy laberíntica y difícil de transitar. Compartimos con nuestras hijas un destino de mujer y esto hace que el vínculo sea particularmente intenso. El modo personal en que una mujer asume una posición en el mundo: su forma de ser mujer, su lectura de la realidad, su modo de concebir el amor y la pareja, su forma de proveerse y proveer sustento tendrá un gran impacto en el devenir de la identidad de la hija. A ésta le tocará procesar, elegir, y diferenciarse de su madre para ser ella misma y todo proceso de diferenciación requiere ajuste en el modo de relacionarse y modifica el vínculo.
Yelin subrayó el factor del paso de tiempo como uno de los puntos de esta relación, ya que la persona crece y cambia las perspectivas a medida que vive distintas experiencia.
“Estos cambios no son necesariamente muy conscientes o pensados”, aclaró la psicóloga y agregó que, al mismo tiempo “los cambios en la sociedad, que constituye el medio en donde tienen lugar los vínculos, son cada vez más vertiginosos y agregan una gran exigencia a la dinámica relacional.
Por ejemplo, las madres de una generación anterior no contemplaban la posibilidad de elegir gestar por sí mismas un hijo mediante la utilización de fertilización asistida. La hija, que ha vivido en el mundo que su madre le ha presentado, transita con naturalidad uno que su madre desconoce y por lo tanto teme”, explicó la psicóloga.
-Usted vive en el exterior ¿es un parámetro que se repite en todos lados este tipo de relación entre madre e hija?
– Creo que los nudos esenciales del tapiz de la relación madre-hija, así como el proceso de convertirse en persona con una identidad propia, son similares a lo largo del tiempo, lo que se va modificando es el escenario cultural en que van teniendo lugar y por lo tanto hay variación en la forma de expresión de los mismos. En cuanto a las vicisitudes del vínculo y el país de residencia, no me atrevería a generalizar más allá de la cultura que conozco.
“Entre mujeres” es el segundo libro de Claudia Yelin, tras plasmar su experiencia como inmigrante en Washington con “Emigrar, en busca de un espacio de amparo” y no descarta continuar con la escritura. “Estoy trabajando en una nueva novela y otros proyectos relacionados con la experiencia emigratoria”, anticipó.
Sobre la autora
Claudia Yelin nació en Buenos Aires. Es licenciada en Psicología (UBA) y Master en Asistencia Social (Catholic University of America) En 1983, emigró a los Estados Unidos. Radicada en Washington D.C. establece allí su práctica profesional donde se dedica a la atención psicológica de niños y adultos. Su entrenamiento en el arte marcial Aikido, le permitió integrar esta disciplina a la realización de talleres de fortalecimiento personal para la mujer.
Redacción El Atlántico
http://www.diarioelatlantico.com/diario/2010/03/08/9226-vinculo-desde-la-mira-y-pluma-de-una-psicologa.html

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *