Reportaje en el Periódico El Tiempo Latino. Emigrar para buscar el amparo.

Claudia Yelín aprendió a reinventarse en Rockville, Maryland, con ayuda de la comida y de los libros

Maritza Gueler/Especial para El Tiempo Latino | 6/13/2014, 11:43 a.m.

Emigrar para buscar el amparo

AUTORA. En alguno de sus libros, Yelín, eplica la experiencia migratoria a través de los ojos y la mentalidad de los niños. | MARITZA GUELER PARA ETL

”Milanesas, papas fritas, huevos fritos: parece Buenos Aires”, dijo Claudia Yelín en el momento en que puso los platos sobre la mesa, un sábado, hace ya más de 30 años. “Parece, parece pero no parece”, fue la respuesta que lanzó con su pequeña vocecita su hija Paula, que entonces tenía 3 años, y había emigrado con sus papás desde la Argentina hasta los Estados Unidos.

Aquel experimento de tratar de hacer milanesas al estilo argentino en los Estados Unidos, en una época en la que los mercados latinos escaseaban, fue también un símbolo de lo que significa trasplantarse a otro país.

Con un hermano desaparecido durante la dictadura militar que duró desde 1976 a 1983, y sin trabajo por razones de discriminación, su marido, que es científico, decidió aceptar una oferta en el National Institutes of Health (NIH) y la familia entera se instaló a Rockville, Maryland. Allí empezaron de cero.

Yelín, psicóloga recibida en la Argentina, se encontró de pronto, acechada por la nostalgia, con dos hijas pequeñas, Carla de 5 y Paula de 2, en un país en el que no hablaba el idioma y tampoco conocía sus códigos. “Me propuse aprender inglés”, comentó. “Y recuerdo que en los primeros tiempos tenía pesadillas en las que volvía a Buenos Aires y me daba cuenta de que no había podido aprender ni una palabra”. Pero lo logró.

Finalmente decidió hacer una maestría en Asistencia Social, recuperó un espacio profesional semejante al que había tenido en Buenos Aires, y comenzó a dedicarse a la atención psicológica de niños y adultos en el área.

“Al principio, ejercer como psicóloga fue muy complicado porque había mucho prejuicio sobre el psicoanálisis”, recordó Yelín. “Trabajar con la comunidad hispana era más sencillo. De todas maneras tuve que lidiar también con las diferencias de vocabulario porque hay muchas palabras que, aún en español, tienen distintos significados en otros países”.

Hoy, además de ejercer su profesión de psicóloga, es autora de tres libros, “Emigrar. En busca de un espacio de amparo”, un ensayo autobiográfico publicado en Argentina (2003) y en España (2008); “Entre mujeres”, una novela que reflexiona sobre la mujer, el amor y los vínculos madre-hija, y “De aquí para allá”, un libro de cuentos para niños sobre la experiencia migratoria, que se publicó en español, en España, en 2013.

Este último libro cuenta la historia de Andrés, un niño que debe emigrar a los Estados Unidos con sus padres y su hermanita pequeña. La trama, se basa en las experiencias que Yelín y su familia vivieron el primer año en este país.

Cuando terminó el libro, en 2004, y antes tomar la decisión de publicarlo, se sentó a leérselo a sus hijas. Después, a su nieta de 5 años. “Los padres sufren mucho con el desarraigo de los hijos”, afirmó Yelín. “Fundamentalmente porque la crianza en soledad, sin abuelos y sin parientes, es complicada, y no se tienen los recursos necesarios. Y los hijos se dan cuenta”.

Yelín buscó diferentes caminos para poder sostenerse en una nueva red, se hizo ciudadana de este país y comenzó a formar parte del proceso político.

Y no sólo pasó por la experiencia de poder votar, sino también, de participar en la campaña de Barack Obama en 2008.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *